El canto siniestro

El canto siniestro

By | diciembre 21, 2021

La historia de “el canto siniestro” fue basada en un caso real

Se cuenta que si caminamos en calles oscuras y agudizamos nuestros oídos podemos escuchar el canto siniestro. El pequeño niño llamado Tomàs, detestaba que siempre lo dejaran al cuidado de la vecina, quien era una viejita muy extraña.

Muchas personas solían relacionarla con la brujería, pero sin embargo, los padres del pequeño confiaban en esta viejita tan misteriosa y solían dejar al pequeño Tomàs muy a menudo con ella.

Para Tomàs, el quedarse al cuidado de esta señora era una completa pesadilla.

Nunca podía dormir tranquilo por los ruidos espeluznante que siempre escuchaba, pero lo que más terror le causaba era una canción que esta viejita llena de misterio solía cantar una y otra y otra vez sin parar.

Un, dos, tres; me oyes pero no me ves… —Cuatro, cinco, seis; no me encontrareisSiete, ocho, nueve; estoy más cerca de lo que crees

El pequeño al escuchar el canto siniestro se sentía con mucho miedo.

Siempre buscaba lugares para esconderse y como se cuenta los mejores escondites siempre estaban plagados de monstruos.

Era tanto el miedo y el pánico que siempre acechaba a Tomàs que ni en su casa se sentía a salvo, debido a que la viejita siniestra solía cantar su canción todos los días y Tomàs solía escucharla siempre ya que solo una pared muy delgada lo separaba de su pesadilla.

Pasado los años el pequeño Tomàs ya es todo un adulto y fue superando su miedo, pero todo volvió cuando una noche al salir del trabajo.

Tomàs caminaba tranquilamente por las calles oscuras rumbo a su hogar, cuando escucho el eco de un silbido que le pareció muy familiar pero no lograba identificar de donde lo recordaba, hasta que escucho el canto que cuando era niño lo aterrorizaba.

—Un, dos, tres; me oyes pero no me ves…

Tomàs al escuchar el inicio de este canto tan aterrorizante se quedó inmovilizado debido al miedo que lo envolvió, estaba tan petrificado que no podía moverse y solo escuchaba como unos pasos se acercaban poco a poco por su espalda.

—Cuatro, cinco, seis; no me encontraràs…

Al escuchar la segunda parte de este canto tan aterrorizante, su cuerpo logro reaccionar y Tomàs corrió como si la vida se le fuese hasta que logro llegar sano y salvo a su hogar.

Al darse de cuenta que estaba en la seguridad de su casa rompió en un ataque de risa.

Se sentía bastante tonto al huir de los recuerdos de su niñez.

Rato después Tomàs decidió seguir con la rutina que siempre realiza, por lo que escucho primero los mensajes de la contestadora. Resulta que el único mensaje que tenía era de su Amada Madre.

En este mensaje ella le pedía que fuera al funeral de la viejita, fue en ese momento que el miedo y el pánico volvió a Tomàs al escuchar claramente a la Aterradora Viejita cantar la última parte de este espeluznante canto…

—Siete, ocho, nueve; estoy más cerca de lo que crees…

By: Mike González

Difunde el amor

One thought on “El canto siniestro

  1. Pingback: Sirenas - Cuèntame tu Historia de Terror

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *