Las bestias Licántropos

Las bestias Licántropos

By | septiembre 22, 2022

Licántropos. En la Primera Edad del Sol llegó a Beleriand una raza de espíritus atormentados, que eran siervos de Melkor, llamado también el Enemigo Oscuro. No se conoce su origen, pero es seguro que estos espíritus malignos adoptaron la forma de lobos por medio de la brujería. Eran una raza temible y sus ojos brillaban con una ira aterradora. Hablaban tanto la Lengua Negra como el idioma de los elfos.

En las largas Guerras de Beleriand, el mayor número de estos licántropos fue, bajo el estandarte de Sauron, a la torre noldorin en el río Sirion, que cayó en su poder. La torre recibió el nuevo nombre de Tol-in-Gaurhoth, la «isla de los licántropos», y allí gobernó Sauron. Debajo de Tol-in-Gaurhoth existían profundas mazmorras y en sus defensas acechaban los licántropos.

En la Búsqueda del Silmaril, Huan, el perro lobo de los Valar, llegó a Tol-in-Gaurhoth y mató a muchos licántropos. Al final, uno llamado Draugluin, padre y señor de la raza de los licántropos, entró en combate con Huan. Hubo una gran pelea y Draugluin acabó huyendo a la torre, al trono de Sauron, donde murió. Entonces Sauron, el cambiante, se convirtió a su vez en licántropo.

Era más grande y más fuerte que Draugluin, pero aun así Huan defendió el puente y cogió a Sauron por el cuello, y éste no consiguió liberarse por ningún acto de magia o de fuerza. Por lo tanto, entregó la torre a Beren y Lúthien, a quienes servía el perro lobo. El encantamiento maligno desapareció de Tol-in-Gaurhoth, y los temibles espíritus perdieron su aspecto de lobos.

Sauron huyó con la forma de un gran murciélago vampiro, y el poder que sostenía el dominio de los licántropos en Beleriand quedó roto para siempre.”

Pasaje de Tolkien: Enciclopedia ilustrada – David Day.

Nota: (La palabra licántropo proviene de dos raíces griegas lycos = lobo y ánthropos = hombre; significa hombre lobo. También “licopodio” se forma con lycos y podos, es decir, pie de lobo.)

 

Envió: SHURA al grupo de WhatsApp de Cuéntame tu historia de terror

Difunde el amor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *