La dama del cementerio

La dama del cementerio

By | agosto 11, 2023

Estaban enterrando a mi esposa, me encontraba todo devastado, no podía creer que estaría solo, ella partió mucho antes de tiempo, no puedo creer que estoy frente la tumba de mi único amor, con el paso de los días trataba de tener una vida normal pero me faltaba ella, era difícil pensar hacer algo.

Paso una semana y fui a visitar la tumba de mi amor le fui a dejar las flores qué le gustaban, pero vi una mujer cerca de la tumba qué visitaba.

Al parecer esta mujer también visitaba la tumba de un familiar

Lamento tu perdida es algo muy triste, pero el tiempo sanará las heridas, soy Samantha ¿ y tu? Conteste Cristian un placer.

Empezamos a platicar sobre mi vida y como fue mi relación con mi esposa, a ella le encantaba escuchar qué detalles hacia, lo amoroso y atento qué fui. Samantha comenzó a ser más amorosa conmigo me decía halagos sobre el buen hombre que era y no merecía estar solo, y ella estaría dispuesta a esperar lo necesario para conocerme mejor, había pasado poco tiempo de mi perdida y no quise decir nada.

Con el paso del tiempo comenzamos a platicar por el celular, pero la mayoría de las veces nos veíamos en el cementerio, pasábamos horas platicando, algo raro que notaba era qué no le gustaba salir a restaurantes, cine o lugares con mucha gente, siempre eran lugares solitarios o el cementerio. Cuando platicaba y le hacía preguntas sobre su familia ella no me decia nada y se molestaba.

Un día fui al cementerio sin decirle nada a Samantha

Cuando puse atención en la tumba donde la mayoría de las veces platicamos, vi la foto de una mujer, era idéntica a Samantha al ver el nombre en la lápida era el de ella.

Salí corriendo del cementerio, no podía creer que había platicado con un fantasma que había fallecido hace años, mientras intentaba ver la lógica de todo lo sucedido comenzó a sonar mi celular, era Samantha y no dejaba de insistir. Al contestar ella solo me dijo:

“Buscaba quien me viniera a visitar y cuidara mi tumba, mi novio y familia nunca me vinieron a visitar y estaba sola hasta que te conocí.”

Desde ese día también dejo flores en la tumba de Samantha, desde ese día ya no la volví a ver, , pero nunca olvidaré a mi esposa la única en mi corazón.

Por: Diego Mictlan

 

Difunde el amor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *